Explicado | Crisis mundial del agua

Si abrimos un grifo, correrá agua limpia. La que queramos, cuando la queramos. Es fácil olvidar que este logro ha sido una de las grandes luchas de la historia. Las civilizaciones que la aprovecharon, se desarrollaron. Las que no lo hicieron, cayeron.

Hoy, siete de cada diez personas cuentan con agua corriente en sus casas.


Nota: Este video ya tiene traducción al español. No olvides activar el Subtítulo / CC al español.

[En las noticias] Ciudad del Cabo podría ser la primera gran ciudad del mundo en quedarse sin agua. Ciudad del Cabo, Sudáfrica, se acerca al Día Cero. A solo 92 días de tener que cerrar la mayoría de los grifos por una severa sequía.

Ciudad del Cabo es la primera gran ciudad del mundo en planear cortar indefinidamente el suministro de agua. Cuatro millones de personas quedarían sin agua corriente. Tendrían raciones de agua, y deberían hacer fila para recibirla.

No solo es Ciudad del Cabo. São Paulo, Melbourne, Yakarta, Londres, Beijing, Estambul, Tokio, Bangalore, Barcelona y Ciudad de México, tendrán su propio Día Cero en las próximas décadas, a menos que su uso de agua cambie radicalmente.

[Amina Mohammed, Vicesecretaria General, Naciones Unidas] Se percibe que tenemos cantidades copiosas y que todos tenemos acceso a ella porque sale del grifo, y es un problema.

De hecho, para 2040, la mayoría del mundo no tendrá agua para cubrir la demanda anual.

[Betsy Otto, analista de recursos hídricos] Esta crisis de agua global está empeorando. Estamos en un punto de inflexión donde, si no somos precavidos, se nos puede ir de las manos.

Pero no podemos sustituir el agua. Moriríamos en unos días sin ella. ¿Cómo creamos un mundo donde no hay suficiente del recurso más valioso? Y mientras crece esta crisis, ¿cómo se verá el nuevo mundo?

[En las noticias] Canales construidos por gente para librar a la tierra de la tiranía de la naturaleza. Para algunos inversores, lo que ven en este vaso es oro líquido. Agua limpia. Ahora.

La Tierra es el planeta azul. No hay escasez de agua. Tenemos 1260 trillones de litros. Siempre fue y siempre será así. Puede convertirse en hielo o evaporarse al aire, pero no sale del planeta.

Si sacaran toda el agua de la Tierra, cabría en esta esfera. Pero el 97 % es salada, y un 2 % está atrapada en el hielo polar, por lo que la humanidad depende de solo el 1 % del agua para sobrevivir.

[Betsy Otto] Cuando la gente dice que se acaba el agua, lo que en verdad quieren decir es, ¿tienen acceso a ese pequeño porcentaje?

La respuesta depende mucho de dónde vivimos. Kuwait es uno de los países más pobres en términos de agua per cápita, y Canadá, uno de los más ricos, no tiene el doble ni diez veces más. Tiene diez mil veces más.

Pero también importa dónde está el agua. Ese 1 % de agua de la que dependemos, está mayormente bajo tierra y es muy caro y difícil obtenerla, así que los humanos nos instalamos cerca de aguas superficiales, como ríos y lagos. Cerca del 90 % de la población mundial vive a menos de diez kilómetros de una fuente de agua dulce. 

Siglos atrás, cuando los aztecas se asentaron en la actual Ciudad de México vieron un lago enorme. Estos son los últimos restos de los canales que hicieron.

Cuando los españoles llegaron en el siglo XVI, un soldado se maravilló con la ciudad azteca que salía del agua y parecía una visión encantada. Pero los españoles empezaron a drenar el lago, y en los siguientes siglos ese espacio se llenó con gente.

Como en la mayoría de los lugares, el agua superficial de México se trataba como un recurso público, clave para el desarrollo. Y desde 1950, la población de la Ciudad de México explotó. Hoy es hogar de 22 millones de personas.

[Arnoldo Matus Kramer, Director de Resiliencia, Ciudad de México] Diría que las mayores amenazas a Ciudad de México se relacionan con el agua.

En Ciudad de México llueve más que en la lluviosa Londres. Pero los lagos que habrían recolectado esa agua desaparecieron. Por eso la ciudad se inunda. Pero aún deben traer mucha agua de otras partes de México. O la bombean de abajo de la tierra. Hemos mejorado mucho el acceso al agua subterránea. Pero hay un detalle. Los depósitos de agua, llamados acuíferos, se han acumulado por milenios y tomarán milenios en volver a llenarse.

[Betsy Otto] El agua subterránea es como tener ahorros. Está bien extraer a veces, especialmente si hay sequía.

No es lo que la Ciudad de México hace.

[Arnoldo Matus Kramer] Sacamos de nuestro acuífero local cerca del 50 % del suministro de agua. Eso significa que perderemos la mitad del suministro de agua en los próximos 30 a 50 años.

Sacar el agua subterránea tiene otro efecto colateral. Comprime el suelo. La Ciudad de México se está hundiendo. En algunos lugares, más de 20 cm al año.

El satélite de la NASA muestra que los acuíferos al norte de la India disminuyeron 110 billones de litros en solo una década. Hay más gente en la Tierra consumiendo más agua. Este siglo, el consumo de agua se ha multiplicado por siete. La lluvia y nieve con la que contamos para regar cultivos y rellenar ríos y lagos se vuelve menos confiable.

[Betsy Otto] Con el cambio climático, el agua disponible varía. Vemos áreas en el mundo que experimentan períodos de sequía mucho más extensos.

Pero este no es el único problema sino cómo la usamos. Los humanos necesitan más de tres litros de agua al día. Cepillar los dientes, lavar las manos, utiliza eso. Ups, ahí van diez litros (para la descarga del inodoro). Pero beber, lavarse y descargar el inodoro de cada persona solo explica el 8 % del consumo anual. La mayoría del agua va a la industria, la agricultura. La comida y los productos que usamos.

[Betsy Otto] Por ejemplo, una botella de Coca Cola. El 98 % del agua en esa botella no es lo que se ve en ella. El 98 % del agua está implícita en los ingredientes que se cultivaron para hacer esa botella de Coca Cola.

Setenta y cuatro litros de agua van a cada vaso de cerveza. ¿Una taza de café? 130 litros. Cada remera de algodón, 2500 litros.

Pero nada consume tanta agua como la carne. La alfalfa es un ingrediente común del alimento de ganado, y cultivar un kilogramo requiere 510 litros de agua. Una vaca promedio consume 12 kilogramos de alimento al día. Repartido, una sola hamburguesa de 100 gramos requiere 1650 litros de agua.

El mundo come más y más como los estadounidenses. Dietas altas en calorías con más carne. Pero no pueden comer todos así. No hay suficiente agua en el mundo.

El agua no sigue las reglas básicas del capitalismo. Los granjeros casi no pagan por ella. Por lo que el costo del agua no afecta el costo de la hamburguesa. Por lo que las cadenas la pueden vender a precio de ganga.

En la mayor parte del mundo, el agua se trata y valora como si siempre fuera a haber suficiente. Por lo que termina siendo un derroche absurdo. El árido Sur de California utiliza siete billones de litros de agua al año para cultivar alfalfa, que obtienen del Río Colorado, a cientos de kilómetros. La suma que pagan por ella ni siquiera cubre el costo de entrega.

Una fracción del agua que utiliza la industria vinícola de Sudáfrica alcanzaría para los grifos de Ciudad del Cabo. La India y China tienen sus cultivos que requieren más agua en sus zonas más secas. Pero a medida que el agua escasea, eso puede cambiar.

El banco Goldman Sachs predijo que el agua sería el petróleo del siglo 21. Intereses privados, como fondos de cobertura, comenzaron a comprar agua, lo que desató el miedo de que aprovecharan la escasez para obtener ganancias. Si suena como la trama de una película de James Bond, es porque lo fue.

[Escena de pelicula] En este momento, mi organización posee más del 60 % del suministro de agua de Bolivia. Este contrato establece que su nuevo gobierno nos tendrá como empresa proveedora.

[Betsy Otto] Pero aumentar el precio del agua puede tener beneficios. El beneficio de valorar el agua como deberíamos y enviar una señal de precio, de que no deberíamos cultivar alfalfa en el desierto.

Recuerden ese punto. Será importante luego.

[Betsy Otto] No deberíamos cultivar cosas que no tienen sentido en lugares áridos. Porque económicamente no sirve.

Y el 95 % de la tierra irrigada de cultivo en el mundo no usaría el método de irrigación más ineficiente: inundar los campos. Y si el agua tuviera mayor precio, los gobiernos podrían creer que vale la pena reparar la infraestructura.

[Arnoldo Matus Kramer] No estamos invirtiendo los recursos financieros necesarios para hacer un buen sistema de mantenimiento. Un resultado crítico es que tenemos 42 % de filtraciones en la red de agua.

La Ciudad de México enfrenta una crisis de agua existencial y pierde cerca de la mitad de su agua potable por cañerías con fugas. Valoramos tan poco el agua, que tiramos dos millones de toneladas de aguas residuales y desechos industriales en ella por día.

[Betsy Otto] No hay sentido de valoración por el realmente increíble e invaluable recurso que es el agua. Pero cuando se nos termina, entendemos el costo que tenía.

En 2017, la ciudad de Mexicali firmó un trato con Constellation Brands, productora de cervezas Modelo y Corona, para construir una cervecería. Sería la mayor inversión que la región vio en años y crearía 750 empleos permanentes. Y, a cambio, la cervecería tendría garantizada mucha agua.

Pero Mexicali no tiene agua de sobra. Su fuente de agua principal es el Río Colorado, que nace en Colorado, en EE. UU. Alimentado por el deshielo de las Montañas Rocosas, las temperaturas más altas en años recientes implicaron menos nieve, por lo tanto, menos río. Se puede ver cuánto menos por esa gran marca.

El río fluye hacia el sur y baña algunas ciudades en su camino, como Denver, Salt Lake City, Las Vegas, Phoenix y Los Ángeles. Ah, y casi 2,4 millones de hectáreas de tierra de siembra. Para cuando el río llega a Mexicali, se ve así, ya no hay agua.

[Hombre] Ha pasado mucho tiempo desde que hemos tenido suficiente agua. Si la cervecería se instala y comienza a producir, en unos años, nos quedaremos sin agua subterránea.

[Mujer] Los granjeros son los que se llevan lo peor.

[Leon Fierro Resendiz, Water Activist] Necesitan 20 millones de metros cúbicos por año. Si comparamos eso con, por ejemplo, ciudades como Ensenada, que necesitan nueve millones de metros cúbicos, es más del doble. Más del doble de una ciudad.

Mientras más escasa se vuelve el agua, más competitivo se vuelve su acceso, con ganadores y perdedores, el gobierno busca ganar. En julio de 2018, el gobierno federal de México, emitió un decreto que facilita a negocios como Constellation Brands extraer agua superficial en todo el país.

[Leon Fierro Resendiz] Vemos esto como un atraco. También es una advertencia no solo para el pueblo mexicano sino para todo el mundo. Sabemos que muchas otras partes del mundo están luchando contra estos proyectos de privatización que cubren los bolsillos de las empresas.

En enero de 2018, manifestantes intentaron bloquear físicamente la construcción del acueducto de la cervecería.

[Hombre] Todo el grupo de policías pasó por ese camino en el frente. Vinieron aquí con sus escudos protectores, en un solo archivo. Ella es la mujer que aparece en el video sosteniendo una pipa.

[Mujer] Pero tenemos que defender nuestra agua. Porque es un líquido vital. Es lo más importante que tenemos en este momento.

La escasez de agua está incrementando los conflictos violentos en el mundo.

[Amina Mohammed] Mis experiencias personales de donde esto fue extremo han sido en el noreste de Nigeria. Mientras vimos durante años la desecación del lago Chad, también desapareció el sustento. Esa tensión realmente estalló de una forma que los gobiernos no pudieron contener.

La escasez de agua está en el centro del actual conflicto en Darfur, que, desde 2003, se ha llevado cientos de miles de vidas. Y algunos analistas dicen que la guerra civil siria, fue causada en gran parte por una severa sequía en 2006.

Mientras aumenta la tensión por el agua, los gobiernos consideran una idea alguna vez disparatada. Crear más.

La desalinización de agua de mar se ha duplicado en la última década pero la cantidad producida al año apenas llega al 1% del agua que usamos.

[Betsy Otto] Estábamos esperando el santo grial de los avances por lo costoso que es desalinizar el agua, que sería tomar agua del océano o salobre, que tiene mucha sal, de abajo de la tierra, y tratarla para hacerla potable. Eso cuesta mucho dinero y mucha energía en este momento.

Eso tendría sentido si el agua fuera más valiosa. Pero también implicaría que el agua en todo sería más cara. El precio de los alimentos se dispararía. Algunas industrias podrían colapsar. Compañías como Constellation Brands podrían situar sus operaciones en otras ubicaciones. Porque, recuerden...

[Betsy Otto] El beneficio de valorar el agua como deberíamos, y enviar una señal de precio, de que no deberíamos cultivar alfalfa en el desierto.

Cultivar alimento de ganado en el desierto. Eso hace la familia Mena. Y si el agua se convirtiera en el próximo petróleo, se quedarían sin trabajo también. La cuestión es que el agua no es como el petróleo. Ni como cualquier otro producto básico. Porque sin agua, nos morimos.

En 2010, la ONU reconoció el acceso al agua e instalaciones sanitarias como derecho humano. Ese es el desafío de nuestra crisis de agua. ¿Cómo se supone que se valore un recurso invaluable mientras se asegura que todos lo tengan? Cuando el precio del agua se eleva para hacer arreglos o alentar el ahorro, su mayor impacto es en los pobres.

[En las noticias] Sidney Water quiere aumentar el precio en un 15 % en cuatro años, lo que afecta la economía familiar.

[Mujer] El impulso por la conservación y el ahorro de agua, es una carga que las familias pobres deben llevar. Viviendo con un ingreso fijo, no puedo solventar esto. 

Puede que al final no tratemos igual a toda el agua.

Sabemos que hay cierto porcentaje de agua, alrededor de 60 litros por día y por persona, que está asociado con una cuestión de derechos humanos, pero encima de eso, la gente debería pagarla. En 2017, Filadelfia comenzó a asociar el precio del agua con los ingresos.

[Betsy Otto] Debemos fijar el precio de forma tal que protejamos necesidades humanas básicas.

El hecho de que todos necesitemos agua hace a esta crisis especialmente difícil. Pero también puede inspirarnos a actuar de formas excepcionales para resolverla. El Día Cero de Ciudad del Cabo se programó para el 18 de marzo. Pero la gente empezó a conservar.

Las restricciones de agua claramente tienen efecto. El Día Cero se postergó un mes. Ciudad del Cabo anunció que postergó el Día Cero al 9 de julio. Las autoridades esperan que el Día Cero, como se lo apodó, ocurra a fines de agosto, en lugar de julio. Se ha postergado al año próximo, gracias a los extraordinarios esfuerzos de los ciudadanos y las autoridades.

Para principios de 2018, el consumo de agua de la ciudad era menos de la mitad que cuatro años antes. Y la cuenta regresiva al Día Cero se pausó indefinidamente.

No se tomó acción suficiente hasta que se empezó a hablar del Día Cero. Eso llamó la atención de la gente. Fue notable, desde que la ciudad empezó a hablar del Día Cero y, un mes después, cuánto la gente recortó su uso de agua. Sirve para mostrar lo que podemos hacer.

Pero Ciudad del Cabo tuvo suerte. Llovió. El secreto es reconocer cuán valiosa es el agua antes de que no alcance, y recordar que nuestros destinos están unidos a lo que sale de los grifos.

La Ciudad de México se fundó en un lago. Pero hoy nuestra relación con el agua es muy distante. Es muy importante recuperar nuestra consciencia histórica con el agua. Hay muchas acciones que los individuos pueden tomar para ahorrar agua, pero también para ser consciente de que el agua tiene valor.

Transcripción proporcionada por: Netflix. Subtítulo por: Gabriela Espinosa.

Publicar un comentario

0 Comentarios