Discurso de graduación de Sundar Pichai | Dear Class de 2020

Hola a todos. Y felicitaciones a la promoción 2020, así como a sus padres, profesores y a todos los que los ayudaron a llegar a hoy.

Nunca imaginé que daría un discurso de graduación sin público en vivo desde mi patio, pero ahora comprendo mejor lo que viven nuestros creadores de YouTube. Y sin duda nunca pensé que compartiría un escenario virtual con el expresidente, una primera dama, Lady Gaga y la reina Beyoncé, sin mencionar a BTS.

Creo que no es la ceremonia de graduación que imaginaron. En un momento en que deberían celebrar todo el conocimiento adquirido, quizá estén lamentándose por lo perdido. Los planes, los trabajos que ganaron y las experiencias que ansiaban. En momentos sombríos como estos, puede ser difícil encontrar esperanza.

Así que les adelantaré el final y les diré qué pasa. Prevalecerán. Ese no es el final del discurso, no se emocionen.

Sé que prevalecerán porque muchos lo han hecho antes.


Nota: Este video ya tiene traducción al español. No olvides activar el Subtítulo / CC al español.

Hace cien años, la promoción 1920 se graduó al final de una pandemia mortal. Hace 50 años, la promoción 1970 se graduó en medio de la guerra de Vietnam. Y hace casi 20 años, la promoción 2001 se graduó meses antes del 11 de septiembre. Hay otros ejemplos notables. Tuvieron que superar desafíos nuevos, y en todos los casos, prevalecieron. El largo arco de la historia nos dice que mantengamos la esperanza. Así que tengan esperanza.

Noto una tendencia interesante. Convencionalmente, cada generación subestima el potencial de la siguiente. Es porque no se dan cuenta de que el progreso de una generación se vuelve la premisa base de la siguiente, y se necesita un nuevo grupo para darse cuenta de todas las posibilidades.

Crecí sin mucho acceso a la tecnología. Recién tuvimos teléfono cuando tenía diez. No tuve acceso regular a una computadora hasta venir a hacer un posgrado a Estados Unidos. Y cuando al fin tuvimos televisión, solo tenía un canal.


Así que imaginen lo maravillado que estoy de hablarles en una plataforma que tiene millones de canales.

En cambio, ustedes crecieron con computadoras de todo tipo. La capacidad de preguntarle a una computadora lo que sea, donde sea, lo que me pasé desarrollando la última década, no los asombra. Está bien. No me hace sentir mal. Me da esperanzas.

Seguro hay cosas de la tecnología que los frustran e impacientan. Sean impacientes. Creará la próxima revolución tecnológica y les permitirá hacer cosas que mi generación ni podía soñar. Quizá estén igual de frustrados por el enfoque de mi generación hacia el cambio climático o la educación. Sean impacientes. Creará el progreso que el mundo necesita. Harán el mundo mejor a su manera, incluso si no saben exactamente cómo.

Lo importante es ser abierto para encontrar lo que aman. En mi caso, fue la tecnología. Cuanto más acceso tuvo mi familia a la tecnología, mejor fue nuestra vida. Así que cuando me gradué, sabía que quería hacer algo para llevar la tecnología a tantos como pudiera. En ese momento, creí poder lograrlo construyendo mejores semiconductores. O sea, ¿qué puede ser más emocionante?

Mi padre gastó el equivalente a un sueldo anual en mi pasaje a EE. UU. para que pudiera ir a Stanford. Fue mi primer vuelo en avión. Pero cuando al fin llegué a California, las cosas no eran como imaginaba.

Estados Unidos era caro. Llamar a casa costaba más de $2 el minuto, y una mochila costaba un salario mensual de mi papá en India. Y en las supuestas cálidas playas de California, el agua era helada.

Además de eso, extrañaba a mi familia, mis amigos y mi novia, que ahora es mi esposa, en India.

La computación fue un punto positivo para mí entonces. Por primera vez en mi vida, podía usar una computadora cuando quisiera. Me voló la cabeza. Y al mismo tiempo, estaban construyendo el internet a mi alrededor.

El año que llegué a Stanford fue el mismo año en que se lanzó el explorador Mosaic, que popularizó la red informática mundial y el internet. En el verano en que me fui, un estudiante de posgrado llamado Sergey Brin conoció al futuro estudiante de ingeniería Larry Page. Estos dos momentos determinarían el resto de mi vida. Pero en ese momento, no lo sabía.

Me llevó un tiempo ver que el internet sería la mejor forma de que más gente accediera a la tecnología. Y en cuanto lo hice, cambié de curso y decidí seguir mis sueños en Google.


Inspirado por la maravilla que me generó ese primer explorador, lideré la iniciativa de lanzar uno llamado Chrome en 2009 e impulsé el esfuerzo de ayudar a Google a desarrollar laptops y teléfonos accesibles, para que un estudiante que creciera en cualquier barrio o pueblo en cualquier parte del mundo pudiera tener el mismo acceso a la información que ustedes.

Si hubiera seguido estudiando, hoy tendría un doctorado, lo cual habría enorgullecido a mis padres, pero habría perdido la chance de llevarles los beneficios de la tecnología a otros, y sin duda no estaría aquí hablándoles como primer ejecutivo de Google.

Créanme cuando les digo que no esperaba esto cuando llegué al estado de California hace 27 años. Lo único que me llevó de ahí a aquí, aparte de la suerte, fue mi pasión por la tecnología y una mente abierta.

Así que tómense el tiempo de hallar lo que los emociona más que nada en el mundo, no lo que sus padres quieren que hagan, o lo que todos sus amigos están haciendo, o lo que la sociedad espera de ustedes.

Están recibiendo muchos consejos hoy, así que me despediré con el mío. Sean abiertos, sean impacientes, tengan esperanza.

Si hacen eso, la historia recordará a la promoción 2020 no por lo que perdieron, sino por lo que cambiaron. Tienen la oportunidad de cambiar todo. Sé que lo harán.

Gracias.

Fuente: YouTube Originals / Sundar Pichai.

"Tú prevalecerás". Sundar Pichai, CEO de Google and Alphabet, entrega un mensaje de esperanza a los graduados en la Clase de 2020. Apareció por primera vez en Dear Class of 2020, una celebración virtual de graduación que reúne a líderes y artistas inspiradores para celebrar a los graduados, sus familias y sus comunidades.

Publicar un comentario

0 Comentarios