La comida como medicina

Como nota personal, (Risas) ésta es una foto mía tomada cuando a mi abuela se le diagnosticó una enfermedad cardiaca en fase terminal y se le envió a casa para morir.

Pasó por tantas cirugías de baipás, que básicamente se quedó sin cañerías, condenada a una silla de ruedas y con un gran dolor en el pecho. Su vida se había terminado a los 65 años.

Entonces oyó hablar de Nathan Pritikin, uno de los pioneros en medicina del estilo de vida, y lo que sucedió después se detalla en la biografía de Pritikin.

Mi abuela era una de esas personas en la "antesala de la muerte". Frances Greger, mi abuela, llegó en una silla de ruedas. Sufría de una enfermedad cardíaca, angina de pecho y claudicación. Su condición era tan grave que ya no podía caminar sin gran dolor en el pecho y en las piernas.

Sin embargo, en el plazo de tres semanas, ¡no solo estaba sin silla de ruedas, sino que caminaba 16 km cada día!

Aquí, una foto de mi abuela en la boda de su nieto, 15 años después de que los médicos la abandonaran a la muerte. Le dieron una sentencia de muerte médica a los 65 años, pero gracias a una dieta saludable, pudo gozar de 31 años más en este planeta, hasta los 96 años (Aplausos) para disfrutar de sus seis nietos, incluido yo. Por eso me dediqué a la medicina. (Risas)

Años más tarde, cuando el Dr. Dean Ornish publicó su estudio sobre el corazón y los estilos de vida, basado en algo llamado angiografía cuantitativa, que demostraba que la enfermedad cardíaca puede revertirse: las arterias se abren sin medicamentos, sin cirugía, con una alimentación a base de plantas y un estilo de vida saludable, asumí que esto cambiaría las reglas del juego.

Quiero decir, mi familia lo vio con sus propios ojos, pero aquí estaba publicado punto por punto en las revistas médicas más prestigiosas del mundo, pero no pasó nada.

Dije: "Espera un momento". Si efectivamente la cura para nuestra principal causa de muerte podía quedar perdida e ignorada en un agujero sin fondo, ¿qué más habría en la literatura médica que pudiera ayudar a mis pacientes, pero que no hubiese sido promocionado por una corporación?


Bueno, decidí que la misión de mi vida era descubrirlo. Para los que no conocen mi trabajo, cada año leo cada número de cada revista de nutrición en inglés para que gente tan ocupada como Uds. no tenga que hacerlo.

Luego reúno los hallazgos más interesantes, innovadores y prácticos en videos y artículos que subo a diario a mi web sin fines de lucro NutritionFacts.org. 

Todo en la página web es gratis. Sin anuncios, ni patrocinios corporativos. Con fines estrictamente no comerciales, sin vender nada. Lo creé como un servicio público, como una obra de amor en homenaje a mi abuela.

Videos y artículos cada día de lo último en nutrición basados en la evidencia. ¡Vaya concepto!

Entonces, ¿dónde consiguió Pritikin su evidencia?

Una red de hospitales misioneros del África subsahariana descubrió lo que podría ser uno de los avances médicos más importantes, según una de las figuras médicas más relevantes del siglo pasado, el Dr. Dennis Burkitt, el hecho de que muchas de nuestras enfermedades más comunes, son universalmente raras, como la enfermedad cardíaca.

En la población africana de Uganda, por ejemplo, la enfermedad arterial coronaria era casi inexistente. Dirán: "Espera un momento. ¿Nuestra principal causa de muerte es casi inexistente? ¿Qué es lo que comen?"

Bueno, comen muchas verduras, cereales y vegetales de hoja verde, y casi todas sus proteínas proceden de fuentes vegetales, y poseían los niveles de colesterol para demostrarlo, muy parecidos a los de un vegetariano de hoy.

Dirán: "Espera un momento. Tal vez, murieron jóvenes y nunca vivieron lo suficiente para sufrir una enfermedad cardiaca". No. 

Aquí, las tasas de infarto de Uganda y St. Louis comparadas por edad. Entre 632 autopsias en Uganda, solo hay un infarto de miocardio. De 632 autopsias realizadas a personas de la misma edad y sexo en Missouri, 136 infartos de miocardio: más de 100 veces la tasa de nuestra principal causa de muerte.

De hecho, quedaron tan impresionados, que regresaron a Uganda y realizaron otras 800 autopsias. Aún así, ni ese único infarto mal curado, era la causa de muerte.

De 1427 pacientes, hay menos de 1/1000, mientras aquí esta enfermedad es una epidemia. La aterosclerosis, el endurecimiento de las arterias, es una enfermedad que comienza en la infancia.

A la edad de 10 años, casi todos los niños criados bajo la dieta estándar estadounidense, ya tienen lo que se llama estrías grasas acumulándose dentro de sus arterias, la primera etapa de la enfermedad.


Estas estrías se convierten en placas a los 20, empeoran a los 30, y ahí es cuando pueden empezar a matarnos. En el corazón, se llama ataque cardiaco. En el cerebro, la misma enfermedad puede causar una embolia.

Si hay alguien por aquí hoy mayor de 10 años, (Risas) la pregunta no es si deben o no comer sano para prevenir enfermedades del corazón; la pregunta es si quieren revertir la enfermedad cardíaca que ya tienen, lo sepan o no.

Pero, ¿es posible? Cuando pusieron a gente con enfermedades del corazón a comer una dieta basada en plantas, como la de las poblaciones que no sufren enfermedades cardíacas, la esperanza era reducir la enfermedad un poco, tal vez incluso pararla.

Por el contrario, algo milagroso sucedió. En cuanto dejaron de comer dietas que obstruían sus arterias, sus cuerpos empezaron a disolver esa placa, abrir arterias, sin drogas, sin cirugía, sugiriendo que sus cuerpos siempre habían querido estar sanos, pero no se les había dado la oportunidad.

Esa notable mejora en el flujo de sangre al músculo del corazón se dio tras solo tres semanas de consumir alimentos de origen vegetal. El cuerpo humano es una máquina de autosanación, a menos que lo dañen con un tenedor tres veces al día. (Risas)

También pueden elegir moderación y golpearse con un martillo más pequeño, (Risas) pero ¿por qué golpearse en absoluto? (Risas) Esto no es nuevo. El American Heart Journal, en 1977, muestra casos como el del Sr. F. W. Su enfermedad cardíaca no le permitía llegar ni a su buzón de correo. Comenzó a comer más sano. Unos meses después escalaba montañas sin dolor. (Risas)

Hoy existen en el mercado estos tipos de medicamentos nuevos contra la angina de pecho. Cuestan miles de dólares al año, pero, con la dosis más alta, pueden prolongar la duración del ejercicio hasta 33.5 segundos. (Risas)

Parece que quienes eligen el sendero del medicamento no van a terminar escalando montañas. (Risas) Las dietas a base de plantas no solo son más seguras y baratas. Sino que funcionan mejor porque tratan la causa directa del problema.

Normalmente, hablo de cáncer y de las 15 principales causas de muerte, hablo del papel que la dieta juega al prevenir, detener y revertir las 15 principales causas de muerte, pero ¿qué más necesitan saber?

Solo hay una dieta que ha demostrado revertir la enfermedad cardiaca en la mayoría de los pacientes: una alimentación a base de plantas.

Cada vez que alguien les intente vender una nueva dieta, háganme un favor: háganle una pregunta. "¿Se ha demostrado que esta dieta revierte la enfermedad cardíaca, principal razón por la que yo y mis seres queridos morirán?"

Si la respuesta es "No", ¿por qué lo considerarían siquiera? Si una dieta a base de plantas puede revertir la principal causa de muerte de hombres y mujeres, ¿no debería ser la alimentación a seguir hasta que se demuestre lo contrario?


Y que también pueda prevenir, detener y revertir otras causas principales de muerte, como diabetes tipo 2 e hipertensión, hace de la dieta a base de plantas un caso simplemente abrumador.

La mayoría de las muertes en EE.UU. son prevenibles y se deben a la nutrición. Según el estudio de la Carga Mundial de Morbilidad, el mayor estudio de factores de riesgo de enfermedades humanas en la historia, financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, la principal causa de muerte en EE.UU. es nuestra alimentación.

Actualmente, el tabaco va en segunda posición. Hoy, los cigarrillos solo matan a medio millón de estadounidenses cada año, mientras que nuestra alimentación mata a cientos de miles más.

Si la mayoría de las muertes relacionadas con la nutrición, son prevenibles, la nutrición es lo primero que se debe enseñar en la facultad de medicina, ¿no? Quiero decir, obviamente es lo primordial, el médico les habla de nutrición en cada visita, ¿verdad?

Entonces, ¿cómo puede haber esta desconexión entre la ciencia y la práctica de la medicina? Hagamos un experimento mental.

Imagínense que son fumadores en la década de los 50. (Risas) En los años 50, el consumo medio de cigarrillos per cápita era de 4000 cigarrillos al año, lo que significa que una persona fumaba una media de medio paquete al día.

Los medios de comunicación les decían que fumaran. Los atletas famosos también, incluso Santa Claus quería que fumasen. (Risas) Quiero decir, miren. ¿Quieren mantenerse en forma y esbeltos? Asegúrense de fumar y comer muchos "hot dogs" para estar atractivos y grandes cantidades de azúcar para permanecer delgados y elegantes.

Mucho mejor que esa manzana de ahí. Quiero decir, sheesh, ¿verdad? (Risas) "Sin embargo, las manzanas connotan valor nutritivo y frescura", dice un informe interno de la industria tabacalera, lo que ofrece "muchas posibilidades de crear cigarrillos para los jóvenes". Cigarrillos con sabor a manzana para los niños. ¡Vergonzoso! "Por el bien de tu digestión, fumen".

Ah, no hay poderes curativos reclamados por Philip Morris, pero bueno, mejor prevenir que curar y ¡fumen! "Sopla en su cara y ella te seguirá a cualquier lugar". (Risas)

"Ninguna mujer dice nunca que no". Son "tan redondos, tan firmes, tan bien empaquetados." (Risas) Después de todo, John Wayne los fumaba hasta que le dio cáncer de pulmón y murió. En aquel entonces hasta los tipos del Paleolítico fumaban. (Risas) Al igual que los médicos.

Esto no quiere decir que no hubiera controversia dentro de la profesión médica. Algunos médicos fumaban Camel, otros preferían Lucky, así que en realidad había desacuerdo ahí.

El líder del Senado de EE.UU. reconoció ¿quién querría darle unas vacaciones a su garganta? "No hay un solo caso de irritación de garganta". ¿Cómo podría haber cuando "los cigarrillos son tan puros como el agua que bebe"? Quizás en Flint, Michigan. (Risas)

Pero no se preocupen, si se irritan, su médico puede recetarles cigarrillos. Esto es de la revista de la Asociación Médica de EE. UU.

Cuando la Asociación Médica de EE. UU. (AMA) dice que fumar es bueno para Uds. cuando la AMA dice eso, ¿a dónde pueden recurrir si quieren conocer los hechos? ¿Qué pasa con los nuevos datos presentados por la ciencia?

Ella estaba tan cansada de divertirse "que se fumó un Camel". (Risas) Babe Ruth habló de las pruebas positivas de la ciencia médica, cuando aún podía hablar antes de morir de cáncer de garganta.


Si por algún milagro en aquel entonces hubiera existido un SmokingFacts.org que hubiera facilitado la ciencia directamente, eludiendo filtros institucionales comercialmente corruptibles, nos habríamos en enterado de estudios como éste.

Es un estudio adventista de California, publicado en 1958, que mostraba que entre los no fumadores había un 90 % menos de cáncer de pulmón que entre los fumadores. Pero no fue el primero.

Cuando se le preguntó al famoso cirujano Michael DeBakey por qué los estudios en los años 30 que vinculaban el cáncer de pulmón con el tabaco se ignoraron, él tuvo que recordarle a la gente cómo era en aquel entonces. Éramos una sociedad de fumadores. 

Estaba en todas partes. Estaba en las películas, en los aviones; las reuniones médicas eran una neblina de humo. Fumar era, en una palabra, normal.

Así que volvamos a nuestro experimento mental. Si son fumadores en los años 50 y están al tanto, ¿qué harían? Quiero decir, con acceso a la ciencia, se darían cuenta de que las evidencias disponibles indican que el hábito de fumar no es bueno para Uds.

Así que, ¿cambiarían o esperarían? Si esperan a que su médico les diga, entre caladas, que dejen de fumar, para entonces, ya tendrán cáncer. Si esperan a que los poderes lo reconozcan oficialmente, como lo hizo el Cirujano General en la década siguiente, ya estarán muertos para entonces.

Tomó más de 7000 estudios y la muerte de un sinnúmero de fumadores, para que el primer informe sobre tabaco del Ministro de Salud fuera finalmente publicado en los años 60. ¿No piensan que, tal vez, después de los primeros 6000 estudios, podrían haber avisado a la gente? Poderosa industria.

Tal vez deberíamos haber dejado de fumar después del estudio número 700 como éste. Como fumadores en los años 50, por un lado, Uds. tenían a la sociedad, al gobierno y a los médicos diciéndoles que fumasen.

Y por otro lado, lo único que les quedaba era la ciencia, si eran conscientes de estudios como éste.

Bueno, avancemos 55 años. Un nuevo estudio adventista de California advierte a los estadounidenses sobre algo que pueden estar poniendo en sus bocas.

Por supuesto, no se trata de un estudio, sino de una recopilación. La mortalidad con todas sus causas, y debida a nuestras enfermedades, es bastante más baja entre aquellos que comen una dieta a base de plantas.

Por lo que, en vez de dejarse llevar por hábitos de fumar en los 50, imagínense a Uds. o a alguien que conocen siguiendo la dieta estadounidense de hoy. ¿Que harían?

Con acceso a la ciencia, las evidencias disponibles indicarían que sus hábitos alimenticios no son buenos. Así que ¿cambiarían o esperarían? Si esperan a que su médico les diga, entre mordiscos, que cambien, ya será demasiado tarde.

Incluso, después de que saliera a la luz el informe del Cirujano General, la AMA se negó públicamente a respaldarlo.

¿Por qué? ¿Quizá porque la industria tabacalera le entregó un cheque de USD 10 millones? Tal vez. (Risas)

Ahora, sabemos por qué la industria del tabaco succionaba, por qué la AMA apoyaba a la industria del tabaco. Pero ¿por qué ningún médico hablaba?

Bueno, había almas valientes bastante avanzadas para su tiempo, hablando en contra de las industrias que matan a millones. Pero, ¿Por qué nadie más? Tal vez porque la mayoría de los médicos fumaban cigarrillos.

Igual que la mayoría de los médicos, hoy, siguen comiendo alimentos que contribuyen a nuestra epidemia de enfermedades alimenticias. ¿Cuál era el grito de guerra de la AMA entonces? Todo con moderación.

Extensos estudios científicos han probado que fumar con moderación, oh, está bien. ¿Les suena familiar? La industria alimentaria usó las mismas tácticas del tabaco, distorsionando la ciencia: desinformando. Los científicos que fueron contratados para restar importancia a los riesgos y sustancias tóxicas de los cigarrillos, son los mismos que contrata la Asociación Nacional de Confiteros para minimizar los riesgos de los dulces y los mismos que contrata la industria cárnica para minimizar los riesgos de la carne. Tanto los alimentos de origen animal como los alimentos procesados ​
están matando a por lo menos 14 millones de personas cada año.

Para los involucrados en esta revolución nutricional basada en la evidencia, hablamos de 14 millones de vidas en riesgo. La alimentación a base de plantas podría ser el equivalente nutricional a dejar de fumar, pero ¿cuánto tiempo tendremos que esperar para que el CDC diga que no esperen a la cirugía a corazón abierto y empiecen a comer sano?

Hasta que el sistema no cambie, tenemos que responsabilizarnos de nuestra salud y la de nuestra familia. No podemos esperar a que la sociedad se ponga al día con la ciencia, porque es una cuestión de vida o muerte.

Hace unos años, el Dr. Kim Allan Williams llegó a ser presidente del Colegio Estadounidense de Cardiología. Le preguntaron en una entrevista por qué sigue la misma dieta que recomienda a sus pacientes, una dieta estrictamente a base de plantas.

“No me importa morir,” respondió el doctor Williams. "Simplemente no quiero que sea por mi culpa". (Risas)

Gracias. (Aplausos)

Transcripción de: TED Talks. Traductor: Nuria Leon. Revisor: Lidia Cámara de la Fuente.

Publicar un comentario

0 Comentarios