Por qué debería recibir un pago por sus datos

Me crié en la China rural a finales de los años 70 durante los últimos años de la búsqueda de igualdad absoluta de mi país a expensas de la libertad. En ese tiempo todo el mundo tenía trabajo, pero todo el mundo estaba luchando.

A principios de los años 80, mi papá trabajaba de electricista, Y mi mamá trabajaba dos turnos en el hospital local, Pero aún así, no teníamos suficiente comida, y nuestras condiciones de vida eran deprimentes. Eramos indudablemente iguales, eramos igualmente pobres. El estado se apropió de todo. Nosotros eramos propietarios de nada.


Nota: Este video ya tiene traducción al español. No olvides activar el Subtítulo / CC al español.

La historia que voy a compartirles es sobre mis luchas de sobreponerme a la adversidad con mi resiliencia, fuerza de valor y determinación. 

No, sólo estoy bromeando, eso yo no lo haría. (Risas)

En lugar de eso, les diré que de lo que hablaré hoy es sobre una nueva forma de pobreza colectiva y muchos de nosotros no la reconocemos y urgentemente necesitamos entenderla.

Estoy segura de que se han dado cuenta que en los últimos 20 años ese activo ha emergido. Ha estado generando riqueza a un ritmo vertiginoso. Como herramienta, ha traído a los negocios conocimiento profundo del cliente, eficiencia operacional y un gran crecimiento de primera. Pero para algunos, se ha convertido en un dispositivo para manipular una elección democrática o cambiar la vigilancia para el lucro o propósitos políticos.

¿Cuál este bien milagroso? Lo han adivinado: son los datos.

Siete de las 10 compañías más valiosas en el mundo son compañías de tecnología ellas también generan lucro de los datos o están empoderadas centralmente por los datos. Múltiples encuestas muestran que la vasta mayoría de las decisiones de los negocios revisan los datos como un activo esencial para el éxito.


Hemos experimentado como los datos alteran el mayor paradigma del cambio en nuestra vida personal, económica y política. A quien sea que se haga con los datos, le pertenece el futuro. Pero ¿quién está produciendo los datos?

Asumo que todos en esta sala tienen un teléfono inteligente, varias cuentas de redes sociales y han hecho una o dos búsquedas en Google la semana pasada. Todos estamos produciendo datos. Sí.

Se estima que para el 2030, de aquí a 10 años habrá alrededor de 125 000 millones dispositivos conectados en el mundo. Es un promedio de alrededor de 15 dispositivos por persona.

Ahora estamos produciendo datos a diario. Wstaremos produciendo exponencialmente más. Google, Facebook y Tencent's combinados ingresaron en 2018 USD 236 000 millones.

Y, ¿cuántos de Uds. recibieron pago de ellos? ¿De los datos que Uds. generaron para ellos? Ninguno, ¿cierto?

Los datos tienen un inmenso valor pero son centralmente controlados y apropiados. Uds. son materia prima andante para esas grandes empresas de datos, pero ninguno de Uds. cobra por ellos. No solo eso, Ni siquiera se consideran parte de esta ecuación para los ingresos. Entonces una vez más, somos indudablemente iguales: igualmente pobres.

Alguien se apropia de todo, y nosotros no tenemos nada. Suena familiar, ¿No es así? Y, ¿qué debemos hacer?

Podría haber algunas pistas en cómo cambió mi vida después de ese difícil comienzo. Los cosas comenzaron a verse mejor para mi familia en los 80. El sistema involucrado, y la gente comenzaron a permitir apropiarse de una pieza de lo creado. "Personas buceando en el océano" o "xia hai" el termino chino, describía a quien dejó al estado apropiarse del trabajo de las empresas y empezó su propio negocio.

Los propietarios privados de un negocio se convierten en propietarios personales de autos, propiedades, comida, ropa y cosas. La máquina económica comienza a rodar y a vida de las personas comienza a mejorar.

Por primera vez, tener riquezas era glorioso. En los años 90, cuando fui a estudiar a Chengdu en el occidente de China, muchos individuos jovenes como yo fueron bien posicionados para tomar ventaja del nuevo sistema.

Después de que me gradué de mi universidad, cofundé mi primer negocio y me mudé a Shenzhen, la nueva zona económica especial que solía ser un pueblo de pescadores. Veinte años después, Shenzhen se había convertido en una casa de poder para la innovación global. La propiedad privada era una forma de libertad que no habíamos tenido antes. Se crearon oportunidades sin precedentes para nuestras generaciones, motivándonos a trabajar y estudiar increíblemente duro.

El resultado era más de 850 millones de personas salieron de la pobreza. De acuerdo con el banco mundial, el nivel de pobreza extrema en 1981, cuando yo era una niña, era de del 88 %. Para el 2015 el 0.7%.


Soy un producto del éxito, y soy muy feliz de compartirlo hoy, tengo mi propio negocio, y dirijo una vida muy global y dinámica. un camino que era inimaginable siendo niña en el occidente de China.

Claro, esta prosperidad vino con una compensación, con igualdad, el ambiente y libertad. Y obviamente no estoy aquí para decir que China tenga todo resuelto. No es el caso. Ni esos datos son del todo comparables a los bienes físicos. No lo son. Pero la experiencia de mi vida me dejó ver lo que se esconde a simple vista.

Actualmente, el discurso público está enfocado en el problema de regulación y privacidad cuando se trata de propiedad de datos. Pero quiero preguntar: ¿qué pasa si vemos los datos de los propietarios de forma muy diferente? ¿Qué pasa si la propiedad de los datos es, de hecho, un asunto personal, individual y económico?

¿Qué pasa si, en la nueva economía digital, se nos permite apropiarnos de una parte de lo que creamos y damos a la gente la libertad de tener datos privados?

El concepto legal de propietario es cuando puedes poseer usar, regalar, pasar, destruir comerciar o vender tus bienes al precio aceptado por ti. ¿Qué pasa si damos la misma definición a los datos individuales de que los individuos podemos usar o destruir nuestros datos o venderlos al precio que elijamos?

Ahora, sé que algunos de Uds. podrían decir, "nunca vendería mis datos por ninguna cantidad de dinero". Pero eso, déjenme recordarles, es exactamente lo que hacen ahora, excepto que Uds. entregan los datos de forma gratuita.

Además, la privacidad es un asunto muy personal y matizado. Se podría tener el privilegio de priorizar la privacidad por encima del dinero, pero para millones de pequeños propietarios de negocios en China quienes no obtienen un préstamo del banco fácilmente, pueden usar sus datos para ganar rápido la aprobación de créditos de prestamistas, que pueden responder a sus necesidades más urgentes.

Lo que es privado para ti es diferente desde lo que es privado para otros. Lo que es privado para ti ahora es diferente a lo que era privado en la universidad. O al menos eso espero. (Risas)

Siempre estamos, aunque a veces inconscientemente, haciendo compensaciones basadas en nuestras diversas creencias y prioridades de la vida. Eso es por lo que los datos de los propietarios estarían incompletos sin el poder de marcar los precios. Asignando a los individuos el poder de marcar los precios, ganamos una herramienta para reflejar nuestras preferencias personales y únicas.

Por ejemplo, uno puede elegir donar sus datos gratis, si una contribución a una investigación médica particular es muy significativo para una persona. O, si tenemos las herramientas para fijar el comportamiento de nuestros datos a un precio de, digamos USD 100 000, dudo que ningún grupo político sería capaz de elegir o manipular su voto. Uds. controlan. Uds. deciden.

Ahora, sé que esto sonará probablemente increíble pero las tendencias apuntan a un creciente y muy poderoso movimiento de propiedad de datos individuales.

Primero, para empezar están creando herramientas para permitirnos tomar algo de control.

Un nuevo navegador llamado Brave empodera a los usuarios con "Brave Shields", literalmente lo llaman así, bloqueando agresivamente los anuncios para grabar datos y rastreadores, y evitar fugas de datos como otros navegadores. En cambio, los usuarios pueden tener algo de la negociación y poder del precio cuando los usuarios optan por aceptar los avisos, Brave recompensa a los usuarios con "fichas de atención básica" que puede canjear contenido en los muros de pago de los editores. Y he estado usando Brave algunos meses. Ha bloqueado más de 200 000 anuncios y rastreadores y rescatado horas de mi tiempo.

Ahora, sé que algunos de Uds. interactúan con su navegador más que con su familia, así que, (Risas) deberían al menos buscar uno que no les haga perder el tiempo y no sea siniestro. (Risas)

¿Piensan que Google es indispensable? Piénsenlo otra vez Una maquina de búsqueda es indispensable. Google solo tiene el monopolio, por ahora.

Un buscador llamado DuckDuckGo no vende tu información personal o te persigue con anuncios o rastrea tu historial de navegación. En lugar de eso, da a los usuarios la misma busqueda de resultados en lugar de basarse en tu registro personal de navegación.

En Londres, una compañía llamada digi.me ofrece una aplicación que puedes descargar en tu celular que ayuda a importar y consolidar los datos que generas de tu Fitbit, Spotify, cuentas de redes sociales... Y puede elegir donde vender tus datos, Y digi.me te ayudará a hacer que tus datos trabajen para ti proporcionando ideas que solían ser de acceso esxclusivo de grandes compañias de datos.


En DC, una iniciativa llamada UBDI, U-B-D-I Base de Datos de Ingresos Universales, ayuda a la gente a hacer dinero compartiendo ideas anónimas por medios de sus datos para compañías que pueden usarlos para búsquedas de mercado. Y cuando una compañía compra un estudio, los usuarios pueden tener dinero y puntos UBDI para rastrear sus contribuciones, potencialmente tanto como USD 1000 por año por su estimación. UBDI puede ser muy factible para la base de ingresos universal en la economía IA.

Además, conciencia individual de privacidad y propiedad de datos está creciendo rapidamente así convertimos la conciencia de este monstruo que soltamos en nuestro bolsillo.

Soy una madre de dos chicas preadolecentes y créanme, la única gran fuente de estrés y ansiedad como madre, para mí, es la relación de mis hijas con la technología. Este es un acuerdo de tres páginas que mi esposo y yo les hicimos firmar antes de recibir su primer teléfono celular. (Risas)

Queremos ayudarlas a convertirse en ciudadanas digitales, pero sólo si podemos hacerlas unas inteligentes y responsables. Las ayudo a entender que clase de datos nunca deben ser compartidos. Si me buscas en Google, De hecho --lo siento-- si me buscas en DuckDuckGo Tal vez encontrarás mucho sobre mí y mi trabajo, pero tal vez no encontrarás información sobre mis hijas.

Cuando ellas crezcan, si quieren ponerse ahí, será su elección, no mía, a pesar, insisto, de ser las más hermosas, inteligentes y más extraordinarias niñas en el mundo, claro. Y sé que muchas personas están teniendo conversaciones similares y tomando decisiones similares, Lo que me da la esperanza de que un futuro inteligente rico en datos estará aquí pronto.

Pero quiero resaltar la cláusula 6 de este acuerdo. Dice, "Nunca jamás, buscaré cualquier información en línea si me va a resultar embarazoso, si lo ve la abuela Dawnie". (Risas) Inténtenlo. Es realmente efectivo. (Risas)

A través de la historia siempre ha existido una compensación entre libertad e igualdad en la búsqueda de la prosperidad. El mundo siempre se ha movido a través del círculo de la acumulación de riqueza al de redistribución de riqueza.

Como la tensión entre los que tienen y los que no tienen está irrumpiendo en muchos países, está en el interés de todos, incluyendo el de las grandes compañías de datos, prevenir esta nueva forma de desigualdad.

Claro está que la propiedad individual de datos no es ni perfecta ni la completa respuesta para esta profunda y compleja pregunta sobre qué es lo que hace a una buena sociedad digital. Pero de acuerdo con McKinsey, la IA generará USD 13 billones a la economía emergente en los próximos 10 años. Los datos generados por los individuos sin duda contribuirán a este enorme crecimiento.

Entonces, ¿no deberíamos al menos considerar un modelo económico que empodere a la gente?

Y si los propietarios privados ayudaran a sacar a más de 850 millones de personas de la pobreza, es nuestro deber y nuestra deuda con las futuras generaciones crear una economía IA más inclusiva que empodere a la gente además de en los negocios.

Gracias. (Aplausos)

Transcripción de: TED. Ponente: Jennifer Zhu Scott (emprendedora y tecnóloga). Traductor: Aura Valerio Revisor: Lidia Cámara de la Fuente.

Publicar un comentario

0 Comentarios