Cómo cultivar un bosque profesionalmente

Este es un bosque artificial. Se puede propagar a través de hectáreas y hectáreas, o podría caber en un espacio pequeño, tan pequeño como el jardín de la casa. Cada uno de estos bosques tiene solo dos años. Tengo un bosque en el patio trasero de mi propia casa. Atrae gran cantidad de biodiversidad. (Canto de pájaro) Me despierta esto todas las mañanas, como una princesa de Disney. (Risas)

Soy un empresario que facilita la realización de estos bosques profesionalmente. Hemos ayudado a fábricas, granjas, escuelas, hogares, complejos turísticos, edificios de apartamentos, parques públicos e incluso a un zoológico a tener uno de estos bosques.

Un bosque no es un trozo de tierra aislado donde los animales viven juntos. Un bosque puede ser una parte integral de nuestra existencia urbana. Un bosque, para mí, es un lugar tan denso con árboles por donde no se puede caminar. No importa cuán grande o pequeño sea.


Nota: Este video ya tiene traducción al español. No olvides activar el Subtítulo / CC al español.

La mayor parte del mundo donde vivimos hoy era bosque. Esto fue antes de la intervención humana. Entonces construimos nuestras ciudades en los bosques, como São Paulo, olvidando que pertenecemos a la naturaleza también tanto como 8,4 millones de otras especies en el planeta. Nuestro hábitat dejó de ser nuestro hábitat natural. Pero ya no para algunos de nosotros.

Unos pocos y yo hacemos hoy estos bosques profesionalmente en cualquier lugar y en todas partes.

Soy ingeniero industrial. Estoy especializado en la fabricación de automóviles. En mi trabajo anterior en Toyota, aprendí a convertir recursos naturales en productos. Para dar un ejemplo, extraemos la savia de un árbol de caucho, para convertirlo en caucho crudo y hacer un neumático con él, el producto. Sin embargo, estos productos nunca pueden volver a ser un recurso natural.

Separamos los elementos de la naturaleza y los convertimos en un estado irreversible. Esa es la producción industrial.

La naturaleza, por otra parte, funciona de una manera totalmente opuesta. El sistema natural produce uniendo elementos, átomo por átomo. Todos los productos naturales se convierten en un recurso natural de nuevo. Esto es algo que he aprendido cuando hice un bosque en el patio trasero de mi propia casa. Y esta fue la primera vez que trabajé con la naturaleza, en lugar de combatirla.


Desde entonces, hemos hecho 75 bosques en 25 ciudades del mundo. Cada vez que trabajamos en un nuevo lugar, nos encontramos con que cada elemento necesario para hacer un bosque está disponible justo al lado nuestro. Todo lo que hay que hacer es unir estos elementos y dejar que la naturaleza se haga cargo.

Para hacer un bosque, comenzamos con el suelo. Lo tocamos, lo sentimos e, incluso, lo probamos para identificar qué propiedades faltan. Si el suelo está compuesto de pequeñas partículas es compacto, tan compacto, que el agua no pueda penetrar. Mezclamos un poco de biomasa local disponible en el entorno, que ayuda a que el suelo sea más poroso. Ahora el agua puede filtrarse. Si el suelo no tiene la capacidad para retener el agua, vamos a mezclar un poco más de biomasa, un poco de material absorbente de agua como turba o bagazo, para que el suelo pueda retener esta agua y que se mantenga húmedo.

Para crecer, las plantas necesitan agua, luz solar y nutrientes. ¿Y si el suelo no tiene ningún nutriente en ella?Nosotros no solo añadimos directamente nutrientes al suelo. Esa sería la forma industrial. Va en contra de la naturaleza. En su lugar añadimos microorganismos en el suelo. Producen los nutrientes en el suelo de forma natural. Se alimentan de la biomasa que hemos mezclado en el suelo, así que todo lo que tienen que hacer, es comer y multiplicarse. Y a medida que crece su número, el suelo comienza a respirar de nuevo. Se convierte en vivo.


Hacemos un estudio de las especies de árboles nativos del lugar. ¿Cómo decidimos lo que es nativo o no? Lo que existía antes de la intervención humana es nativo. Esa es la regla simple.

Hacemos un estudio de un parque nacional para encontrar los últimos restos de un bosque natural. Hacemos un estudio de los bosques sagrados, o bosques sagrados alrededor viejos templos. Y si no encontramos nada en absoluto, vamos a los museos para encontrar semillas o madera de los árboles existentes allí hace mucho tiempo. Investigamos pinturas antiguas, poemas y literatura del lugar, para identificar las especies de árboles nativos de allí.

Una vez que conocemos nuestros árboles, los dividimos en cuatro capas diferentes: estrato arbustivo, capa sub-árbol, árbol de la capa y la capa de dosel. Fijamos las proporciones de cada capa, y luego decidimos el porcentaje de cada especie de árbol en la mezcla.

Si estamos haciendo bosque de frutas, aumentamos el porcentaje de árboles frutales. Podría ser un bosque de floración, un bosque que atrae gran cantidad de pájaros o abejas, o simplemente un bosque siempre verde nativo, salvaje.

Nosotros recogemos las semillas y las germinamos fuera. Nos aseguramos de que los árboles pertenecientes a la misma capa no se plantan junto a la otra, sino lucharán por el mismo espacio vertical al crecer hacia las alturas. Plantamos los árboles jóvenes cerca uno del otro.

En la superficie, esparcimos una gruesa capa de mantillo, así que cuando hace calor, el suelo permanece húmedo. Cuando hace frío, la formación de escarcha ocurre solo en el mantillo, así que el suelo todavía puede respirar mientras hay scarcha fuera. El suelo es muy suave, tan suave, que las raíces pueden penetrar en ella con facilidad, rápidamente.

En un principio, no parece que el bosque esté creciendo, pero está creciendo bajo la superficie. En los tres primeros meses, raíces alcanzan una profundidad de un metro. Estas raíces forman una malla, que firmemente sujeta la tierra. Microbios y hongos viven en toda esta red de raíces. Si algún nutriente no está disponible en las proximidades de un árbol, estos microbios se la proporcionarán al árbol.

Cada vez que llueve, por arte de magia, aparecen setas durante la noche. Y esto significa que el suelo de abajo tiene una red de hongos saludable. Una vez establecidas estas raíces, el bosque comienza a crecer en la superficie.

A medida que crece el bosque, lo seguimos regando lo regamos en los siguientes dos o tres años. Queremos mantener todos los nutrientes y agua del suelo solo para nuestros árboles, por eso quitamos las malas hierbas que crecen en el suelo.

Cuando este bosque crece, bloquea la luz del sol. Con el tiempo, el bosque se vuelve tan denso que la luz solar ya no puede llegar al suelo. La mala hierba tampoco puede ya crecer, porque necesitan la luz del sol también.

En este punto, cada gota de agua que cae en el bosque no se evapora en la atmósfera. Este bosque denso condensa el aire húmedo y retiene su humedad. Poco a poco reducimos y finalmente detenemos el riego del bosque. E incluso sin riego, el suelo del bosque se mantiene húmedo e incluso a veces oscuro.

Ahora, cuando una sola hoja cae en este suelo del bosque, se inicia inmediatamente la descomposición. Estas formas de biomasa crean humus, que es alimento para el bosque. A medida que crece el bosque, más hojas caen en la superficie, lo que significa más producción de humus, lo que significa más comida para que el bosque puede crecer aún más. Y este bosque sigue creciendo exponencialmente.

Una vez establecido, estos bosques se van a autoregenerar una y otra vez, probablemente para siempre. En un bosque natural como este, sin gestión es la mejor gestión. Es un pequeña parte de selva. (Risas)

Este bosque crece como un colectivo. Si los mismos árboles, la misma especie, se hubieran plantado de forma independiente, no crecerían tan rápido. Y esta es la forma de crear un bosque de 100 años de edad en solo 10 años.

Muchas gracias. (Aplausos)

La fuente: TED. Traductor: Lidia Cámara de la Fuente. Revisor: Sebastian Betti.

Publicar un comentario

0 Comentarios