¿Por qué algunas personas se quedan calvas?

¿Qué tienen Charles Darwin, Michael Jordan y Yoda en común? El hecho de que como muchos otros individuos reales y ficticios, son calvos, en algunos casos por propia elección.

Durante siglos, la alopecia ha sido un símbolo de inteligencia, pero a pesar de esto, muchos de los que la padecen aún quieren su cabello de vuelta. Los científicos han reflexionado mucho: "¿Por qué algunas personas pierden el cabello y cómo podemos recuperarlo?"

Los que conservan su melena tienen cerca de 100 000 a 150 000 pelos de cuero cabelludo, y los científicos han descubierto dos cosas acerca de este denso matorral. En primer lugar, el pelo que vemos se compone principalmente de queratina, un resto proteínico que se forma cuando nuevas células crecen y empujan por debajo de las células muertas. En segundo lugar, las estructuras que impulsan el crecimiento del cabello se llaman folículos pilosos, una red de órganos complejos que se forman antes del nacimiento y producen pelo continuamente.


Nota: Este video ya tiene traducción al español. No olvides activar el Subtítulo / CC al español.

Este ciclo consta de tres fases principales. La primera es la fase anágena, la fase de crecimiento, que está experimentando en este momento hasta un 90 % de sus folículos pilosos mientras empuja el pelo hacia arriba a un ritmo de un centímetro por mes. Esta etapa puede durar de dos a siete años, en función de tus genes.

Después de este período productivo, unas señales intracutáneos ordenan a algunos folículos entrar a una nueva fase conocida como catágena, o etapa de transición cuando los folículos se encojan a una fracción de su tamaño original. La etapa catágena dura de dos a tres semanas cuando el suministro sanguíneo hacia el folículo se detiene y sale un nuevo pelo lo que significa que el viejo está listo para caerse.

Por último, la fase telógena, o la fase de reposo, que dura de diez a doce semanas, y afecta a alrededor de un 5 a 15 % de los folículos del cuero cabelludo. Durante la fase telógena, pueden caer hasta 200 de pelos en un solo día, lo que es bastante normal. De este modo empieza un nuevo ciclo de crecimiento.

Pero no todas las cabezas tienen pelo en abundancia y, de hecho, algunos de ellos crecen cada vez más desigual en el tiempo en respuesta a los cambios corporales. Un 95 % de la calvicie en los hombres puede atribuirse a un patrón de alopecia androgénica.

La alopecia es heredada, y en las personas con esta enfermedad, los folículos se vuelven increíblemente sensibles a los efectos de la dihidrotestosterona, un producto hormonal a base de testosterona. DHT causa la contracción de estos folículos excesivamente sensibles, acortando y debilitando el pelo.


Pero la pérdida no es repentina. Sucede gradual, según un sistema de clasificación llamado la escala de Norwood, que describe la severidad de la pérdida del cabello. Al principio, se pierde pelo en la zona de las sienes. A continuación, el pelo de la parte superior de la cabeza comienza a caer en un patrón circular. En la escala de calificación más alta, las zonas calvas se agrupan y se expanden considerablemente finalmente dejando solo un anillo de escaso pelo alrededor de las sienes y la parte posterior de la cabeza.

La genética no es la única causa de la alopecia. Largos períodos de estrés pueden liberar señales que debilitan a los folículos y les obligan entrar en fase de reposo prematuramente. Algunas mujeres sufren de esto en la fase de postparto. Los folículos también pueden perder la capacidad de entrar en la fase anágena, o fase de crecimiento. Las personas que reciben tratamiento con quimioterapia la padecen temporalmente.

Pero mientras que la alopecia puede parecer permanente la investigación científica ha revelado lo contrario. Bajo la superficie dérmica, las raíces que producen nuestro cabello en realidad permanecer vivas.

Usando este conocimiento, los científicos han desarrollado fármacos que acortan la fase de reposo, y obligan a los folículos a entrar en fase anágena. Otros fármacos combaten los patrones de la calvicie masculina mediante el bloqueo de la conversión de testosterona en DHT de modo que no afecta a los folículos sensibles.

Las células madre también participan en el control del ciclo de crecimiento, por lo que los científicos están investigando si pueden manipular la actividad de estas células para estimular los folículos que vuelvan a empezar a producir pelo.

Mientras que los científicos perfeccionen sus métodos de rejuvenecimiento capilar, cualquiera que se queda calvo o está a punto de tenerla puede recordar que está en buena compañía.

Fuente: TED-Ed - Sarthak Sinha. Traductor: Denise RQ. Revisor: Sebastian Betti.

Publicar un comentario

0 Comentarios